10 razones por las que nuestros productos son sostenibles

El carácter natural de la cerámica permite proyectar y construir de un modo sostenible, fabricado a partir de materias primas 100% naturales, como es la arcilla, un material mineral e inerte, no suelta ningún compuesto gaseoso, ningún disolvente, y destaca por una ausencia importante de agentes contaminantes durante toda su utilización. A continuación te  detallamos las 10 razones por las que nuestros productos son sostenibles.

Materias primas naturales

Nuestros productos cerámicos se obtienen a partir de materias primas naturales, como es la arcilla. Un material 100% natural que extraemos de nuestra cantera y que, a diferencia de otros, no emite compuestos orgánicos volátiles (C.O.V.) y su emisión de gas radón, sustancias peligrosas y radiación es tan baja que se considera inapreciable.

Extracción responsable de la arcilla

En Cerámicas MIRA extraemos la arcilla de forma responsable y segura y cuidando del entorno. Además es una actividad que genera empleo para los pueblos de la comarca de la Noguera, Segrià y otras de alrededor de la provincia de Lleida. La huella de carbono asociada al transporte de la materia prima es muy pequeña debido a la proximidad de las canteras con la fábrica.

Fabricación eficiente y sostenible

Hemos realizado importantes inversiones en I+D+i para reducir progresivamente el consumo de energía, mediante sistemas automatizados que optimizan el consumo energético así como la implementación, por ejemplo, de una planta propia de cogeneración de 1MWh de potencia. Gracias al sistema se consigue una mayor eficiencia energética y se realiza un aprovechamiento térmico de la energía.

Aislamiento térmico y eficiencia energética

Los materiales cerámicos por su elevada inercia térmica presentan innegables ventajas en cuanto a su capacidad termorreguladora de la temperatura, frente a otros materiales ligeros, como los muros de entramado de fibra de madera. La elevada inercia térmica contribuye al aislamiento térmico de la envolvente del edificio. Su uso es habitual en obras bioclimáticas y en edificios construidos bajo el estándar Passivhaus.

Los materiales cerámicos contribuyen al confort higrotérmico en el interior de los edificios mediante la mejora del aislamiento y la inercia térmica de las soluciones de envolvente y particiones interiores del edificio, la eliminación de puentes térmicos y la regulación de la humedad ambiente debido a su transpirabilidad.

Seguridad para los usuarios

Los materiales cerámicos proporcionan seguridad a los usuarios gracias a un excelente comportamiento frente a fuego, resistencia a impactos y seguridad frente a robos así como robustez y gran resistencia a cargas suspendidas pesadas además de un excelente nivel de protección frente a los fenómenos meteorológicos como viento, lluvia o nieve.

Ambiente confortable y saludable

Las paredes de ladrillo ofrecen elevadas prestaciones de aislamiento acústico. Un ejemplo de ello es el sistema Silensis, paredes separadoras y tabiquería interior cerámicas, tienen unas altas prestaciones acústicas, ayudando a reducir la transmisión de ruido al interior de nuestra vivienda.

Los materiales cerámicos tienen un excelente comportamiento frente a la humedad, ya que, por un lado, la porosidad del material cerámico le permite absorber la humedad del aire cuando la humedad relativa es alta, y liberarla cuando el aire interior se vuelve más seco, y, por otro lado, la presencia de agua no altera sus propiedades. Además, las humedades son sencillas de detectar y de tratar con un simple secado.

Además, los productos cerámicos no emiten sustancias tóxicas.

Larga vida útil sin mantenimiento

Nuestras cerámicas tienen una larga vida útil y apenas requieren mantenimiento. A día de hoy la gran durabilidad de los materiales cerámicos está certificada en las DAP, donde se garantiza una vida útil de cómo mínimo 150 años, siendo esta cifra claramente superior a la certificada para los edificios en los que se integran (50-60 años), así como a la del resto de materiales de la construcción.
Innovación y vanguardia.

Los productos cerámicos ofrecen a los diseñadores infinidad de soluciones creativas, innovadoras y de vanguardia, y son perfectos para construir edificios innovadores y orientados hacia el futuro, cumpliendo con los requisitos de la arquitectura del siglo XXI.

Conservación del patrimonio arquitectónico

Durante siglos se han construido pueblos y ciudades con ladrillo y teja cerámica. Más allá de sus propiedades técnicas, los edificios con productos cerámicos tienen un alto valor económico a lo largo del tiempo, ya que el aspecto estético de los materiales cerámicos no se ve deteriorado con el paso del tiempo.

Contribución a la economía circular

El proceso de fabricación de los ladrillos y bloques cerámicos contribuye a la economía circular, con gran cantidad de medidas aplicadas en el propio proceso. Los residuos cerámicos producidos por el propio proceso así como en los procesos de construcción y demolición son reutilizables y reciclables, contribuyendo así a la economía circular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *